Principales defectos de los vinos

Gracias a la tecnología moderna , cada vez es mas raro encontrar vinos defectuosos, y la mayor parte de los defectos que puedan tener se detectan fácilmente a la vista o al olfato.

Vinos oxidados

Los vinos tintos oxidados tienen también un aspecto poco brillante, presentan en exceso un color amarronado para su edad y su aroma es desbravado, soso, con un olor retronasal y un sabor agridulce que evoca al caramelo.

Los vinos blancos se muestran apagados , con un aspecto más sombrío que el normal para su edad y su tipo, con un color amarillento, incluso con reflejos casi ambarinos, y un aroma plano y alcohólico y el gusto es acidulado que recuerda al rancio.

Vinos agrios

Ocurre con los vinos mal estabilizados  y con un grado alcohólico bajo. Poseen olor a vinagre debido a un exceso de ácido acético, saben precisamente a eso, incluso pican en la lengua.

Vinos azufrados y reducidos

Un exceso de dióxido de azufre les da un color ocre, picante y sofocante, semejante al de una cerilla que se acaba de apagar. Producen una sensación de sequedad y de picor.

Los vinos reducidos son aquellos que hidrógeno sulfúrico les da un olor a huevo podrido, a caucho, a ajo, y a vegetales en descomposición, con los sabores correspondientes.

Vinos acorchados

Con olor a moho, a corcho, que domina completamente el aroma y el sabor de los vinos, se vuelven imbebibles, aunque no son indigestos.