Etapas de la degustación: La vista

No menos importante que el aroma y el gusto del vino, el aspecto que de él puede captar la vista permitirá conocer algunos datos esenciales sobre su concentración y madurez.

El aspecto

Es importante observar el vino, contrastándolo sobre un fondo blanco, para poder verificar su transparencia ; es decir, que el vino esté perfectamente limpio y brillante, ni velado , ni revuelto.

El color

Los vinos tintos se aclaran con la edad, mientras que los vinos blancos tienden a adoptar un color más oscuro. La tintura y el colorido de los vinos tintos puede variar, de un tono púrpura y morado en su juventud a toda una variedad de rojos, hasta adquirir una coloración más clara, tocada incluso por reflejos anaranjados, terrosos, cobrizos ó ambarinos. La parte superior del vino que corona con el cristal se denomina “ disco “ ó  “ menisco “ ; cuanto mas añejo sea un vino tinto, más claro será el borde del disco, manteniendo tonalidades de color ladrillo, teja, marrón claro y ambarino.

La viscosidad

Haga girar el vino en la copa, después de examinarlo delante de una fuente luminosa, una pequeña cantidad de vino se adherirá a la copa antes de formar las “ légrimas “, “piernas “ ó “ perlas “. Cuanto más rico sea el vino en contenido tánico y graduación alcohólica, más marcadas serán estas lágrimas, lo que da una idea sobre su concentración.