C.C. del vino como marco ideal

Para poder organizar y llevar a cabo una cata ó degustación de vinos con total éxito

hemos cuidado muy mucho los aspectos ambientales y de forma, dependiendo de ustedes la seriedad que quieran imprimir a este acto.

LA SALA. Donde acogeremos a nuestros amigos ó socios estará perfectamente iluminada, con luz individual en cada mesa.

LAS MESAS. Serán lo suficientemente amplias , para poder acomodar las copas ante el catador y se dispondrá de un fondo blanco, para no modificar el color del vino.

LA TEMPERATURA DEL VINO. La temperatura de la sala será agradable , de unos 18º a 22º , para no influir en nuestro estado de concentración.

AUSENCIA DE OLORES. La sala estará acondicionada, con ozono en el aire, para  respirar un aire completamente puro.

LAS COPAS Y DECANTADORES.  Siempre cataremos con copas RIEDEL, ( las Mejores ), disponemos de copas diferentes para cada variedad de vino y estos si lo precisan serán decantados a su tiempo, para poder exaltar todas sus cualidades.

COMPLEMENTOS. Los catadores profesionales, no tragan el vino, para evitar el más mínimo riesgo de ebriedad y mantener el espíritu claro, ya que se deben analizar muchos vinos en el transcurso de una sola sesión. En nuestro caso, degustar varios vinos

no implica gran riesgo. Sin embargo dispondremos de unos recipientes para aquellos 

que prefieran no tragar el vino.

TEMPERATURA DE SERVICIO. La temperatura de servicio de los caldos, será muy cuidada por nuestros sommeliers. Por debajo de 6º no se perciben aromas, los dulces y espumosos los serviremos a 7º , los blancos y rosados entre los ocho y 12 º, mientras que los tintos, desde los 15 º de los jóvenes a los 18º de los especiales.

NOTA. Tenga en cuenta que no puede apreciarse correctamente un vino, después de haber ingerido destilados y bebidas de trago largo, licores, aperitivos salados, queso, café o chocolate y tampoco después de haber fumado recientemente.